Alabanza


Adorar a Dios, es darnos a Él por entero, de todo corazón, glorificarle, darle el mérito y la honra, reconocer que todo lo bueno procede de Él, ponerle en lo más alto, elevando nuestras voces en una alabanza sincera y gozosa, levantando nuestras manos en una actitud de abnegación, dando gracias por todo, poniendo toda nuestra confianza en Él, con reverencia y quietud, con algún tipo de silencio, incluyendo esa actitud que te lleva a arrodillarte ante Él, porque estamos maravillados al verle, porque, una vez que Dios se ha hecho presente, no hay alternativa, sólo podemos mirarle, adorarle postrados, amarle. 

Así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad y cuyo nombre es el Santo; Yo habito en la altura y la santidad y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes y para vivificar el corazón de los quebrantados. Si quieres ver a Dios cara a cara mientras lo adoras, has de vivir en santidad y tener una actitud humilde y quebrantada. 

Dios no busca hombres y mujeres que tengan grandes talentos, que valgan mucho por sí mismos, que sean impresionantes virtuosos con sus instrumentos y la voz, sino adoradores humildes que reconozcan su impotencia y torpeza, debilidad e incapacidad, para que Él se lleve toda la gloria y así nos pueda llevar a la victoria como lo hizo con grandes siervos como David, Moisés, Gedeón, Josué, Pedro, Pablo... que ganaron enérgicas batallas, pero reconocieron que todo era gracias al poder de Dios. 
Animo a todos los músicos que usen este manual a que sean conscientes de que dependemos totalmente del Señor, no somos nada sin Él y nada tenemos sin Él, así que elevemos los ojos a Dios en sumisión y dependencia absoluta a Él, en su gracia y misericordia. 

Cuando Misión comenzó con este bello ministerio de la alabanza, nos sentíamos torpes e incapaces y hoy, preferimos ser como aquellos niños que se confundían al tocar casi en cada acorde, pero que adoraban a Dios con toda su alma, necesitando de su gracia, dependiendo de su unción, siendo olor agradable a Dios y que nos usaba para que miles de jóvenes recibieran a Cristo... No queremos convertirnos en profesionales de la música, que sólo ofrecen buenos conciertos engordados de vanidad y su adoración es como címbalo que retiñe, sin producir fruto en el reino de los cielos. No quiero que me malinterpretes con esto, yo te animo a que te esfuerces y te prepares como buen músico para tocar bien tu instrumento con el que puedas adorar al Rey de reyes, pues Él se merece lo mejor de nosotros. 

Ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, tengamos siempre una actitud de dar, sin esperar nada a cambio, sin pedir una recompensa, sólo por amor, por respeto, y abnegación, admiración y agradecimiento, porque Dios se lo merece, porque deseamos agradarle, porque necesitamos DAR alabanza, decirle cuánto le amamos, cuánto le anhelamos, cuán precioso es su amor, cuán grande y sublime es nuestro Señor...

La alabanza no es pedir y rogar, ni siquiera una experiencia de un rato entretenido, rápido y rutinario, un entrar y salir por cumplir, sino que es necesario quedarse en intimidad con el amado, fijar tus ojos en Él, contemplar su hermosura, agarrarte de su mano y caminar sobre las aguas sin temor; recobrar fuerzas al oír su voz , postrados ante Él, mojar sus pies con tus lágrimas, derramar el mejor perfume, rendirte en cuerpo y alma, elevar tu voz con gratitud, alegría y pasión, enamorarte con todas tus fuerzas, salir fuera de la dimensión del tiempo, para disfrutar de su Eterna Majestad. 

Rebeca Díez,
vocalista del grupo Misión

Inicia sesión para enviar comentarios
volver arriba