Los Vientos

Todos estamos conscientes de las noticias trágicas que se aumentan de forma aceleradas, y Dios quiere que el hombre se salve, por eso lo quebranta, pues si nos van bien las cosas, disfrutamos de las cosas terrenales y no nos acordamos de Dios, pero Él tiene un plan de formar una familia y no va a parar hasta conseguirlo. La palabra profética nos reveló de guerras y están aumentando cada vez más, desastres como el de Haití, Chile, Japón… Hay vientos contrarios que soplan contra el mundo, y tu y yo tenemos que estar bien agarrados a la roca para no ser devastados. En un soplo el viento huracanado enviado por Dios destruye.

Hechos 27: 13-26

1 Y soplando una brisa del sur, pareciéndoles que ya tenían lo que deseaban, levaron anclas e iban costeando Creta. 14Pero no mucho después dio contra la nave un viento huracanado llamado Euroclidón. 15Y siendo arrebatada la nave, y no pudiendo poner proa al viento, nos abandonamos a él y nos dejamos llevar. 16Y habiendo corrido a sotavento de una pequeña isla llamada Clauda, con dificultad pudimos recoger el esquife. 17Y una vez subido a bordo, usaron de refuerzos para ceñir la nave; y teniendo temor de dar en la Sirte, arriaron las velas y quedaron a la deriva. 18Pero siendo combatidos por una furiosa tempestad, al siguiente día empezaron a alijar, 19y al tercer día con nuestras propias manos arrojamos los aparejos de la nave. 20Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos. 21 Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida. 22 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho. 26 Con todo, es necesario que demos en alguna isla. 27 Venida la decimacuarta noche, y siendo llevados a través del mar Adriático, a la medianoche los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra; 28 y echando la sonda, hallaron veinte brazas; y pasando un poco más adelante, volviendo a echar la sonda, hallaron quince brazas. 29 Y temiendo dar en escollos, echaron cuatro anclas por la popa, y ansiaban que se hiciese de día. 30 Entonces los marineros procuraron huir de la nave, y echando el esquife al mar, aparentaban como que querían largar las anclas de proa. 31 Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: Si éstos no permanecen en la nave, vosotros no podéis salvaros. 32 Entonces los soldados cortaron las amarras del esquife y lo dejaron perderse.33 Cuando comenzó a amanecer, Pablo exhortaba a todos que comiesen, diciendo: Este es el decimocuarto día que veláis y permanecéis en ayunas, sin comer nada. 34 Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá. 35 Y habiendo dicho esto, tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos, y partiéndolo, comenzó a comer. 36 Entonces todos, teniendo ya mejor ánimo, comieron también. 37 Y éramos todas las personas en la nave doscientas setenta y seis. 38 Y ya satisfechos, aligeraron la nave, echando el trigo al mar. 39 Cuando se hizo de día, no reconocían la tierra, pero veían una ensenada que tenía playa, en la cual acordaron varar, si pudiesen, la nave. 40 Cortando, pues, las anclas, las dejaron en el mar, largando también las amarras del timón; e izada al viento la vela de proa, enfilaron hacia la playa. 41 Pero dando en un lugar de dos aguas, hicieron encallar la nave; y la proa, hincada, quedó inmóvil, y la popa se abría con la violencia del mar. 42 Entonces los soldados acordaron matar a los presos, para que ninguno se fugase nadando. 43 Pero el centurión, queriendo salvar a Pablo, les impidió este intento, y mandó que los que pudiesen nadar se echasen los primeros, y saliesen a tierra; 44y los demás, parte en tablas, parte en cosas de la nave. Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra.

Somos remeros, navegando en este mundo hacia la meta. Pablo aquí está tipificando a lo que será la iglesia en el final de los tiempos, en la que será despojada de todo, para que solo se apoye en el Señor, y el viento huracanado Euroclidón, el que destruyó en Europa, a las armadas españolas , etc. Cuando el viento sopla de forma huracanada el barco no tiene ningún control, y hay que abandonar las velas, el timón etc… y a veces así las vidas, las iglesias son zarandeadas, y Dios lo permite, para ver si cuando viene la prueba sigues confiando, sin abandonar el camino. Muchos son fortalecidos en la prueba, otros caen y se pierden. Muchos en la prueba, azotados por el viento, nos quedamos a la deriva, sin visión , en desierto… y a los días tuvieron que alijar, soltar lastre, y muchos tendrán que liberarse de lastre, soltar peso, para correr ligero a la carrera. Todos tenemos lastres, y el Señor nos va a ir guiando para ir soltando cada vez más, algunos tienen el terrible lastre del dinero, y es el peor de todos. Al final todos los métodos humanos, las fórmulas, son echados fuera, todo se ha de perder, solo la firmeza de confiar en Dios, no somos niños y hemos de dejarnos de aparejos, de muletas, y llegamos o llegaremos a puntos límite en los que pensemos que no podemos salvarnos, situaciones difíciles en la vida, la forma en la que las enfrentemos será lo que nos mantenga en el camino de la salvación. Al final la iglesia lo que perderá serán las naves, el sistema religioso, pero los verdaderos siervos de Dios estarán confiados, animarán a la iglesia a seguir adelante, y predicarán contra el temor, sobre la confianza, y el Señor nos concede a todos los que navegan conmigo, y se, porque el Señor, me lo ha revelado que todos los que de veras navegan conmigo se salvarán, Dios los guardará, confío en Dios y se que no pasaremos hambre, Él nos cuidará, nos guardará en medio de los desastres, aunque veamos caer mil y diez mil a nuestro alrededor. Son usados los vientos por Dios para bendición y para daño, estamos en tiempos de vientos religiosos.

Oseas 8:7

7 Porque sembraron viento, y torbellino segarán; no tendrán mies, ni su espiga hará harina; y si la hiciere, extraños la comerán.El que siembra vientos recoge tempestades, este refrán está basado en esta palabra. Las turbulencias mueven y traen lluvia o la alejan, vientos favorables o vientos desfavorables, que destruyen. Hay vientos espirituales contrarios, que tratan de destruir a la obra y a los siervos de Dios.

Salmo 107: 23- 29

23 Los que descienden al mar en naves, Y hacen negocio en las muchas aguas, 24 Ellos han visto las obras de Jehová, Y sus maravillas en las profundidades. 25 Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, Que encrespa sus ondas. 26 Suben a los cielos, descienden a los abismos; Sus almas se derriten con el mal. 27 Tiemblan y titubean como ebrios, Y toda su ciencia es inútil. 28 Entonces claman a Jehová en su angustia, Y los libra de sus aflicciones. 29 Cambia la tempestad en sosiego, Y se apaciguan sus ondas.

¿Cómo te vas a preparar? Qué hace la ciencia en situaciones así? Este es el propósito, que el hombre se quebrante y ore, y Dios cambia la situación. Dios desata los vientos y los calma. La historia de Jonás nos lo narra, cómo Dios levanta los vientos y los calma a voluntad, cuando cumplen su propósito.

Jonás 1:4

4 Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave.

Job 1:18-19

18 Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; 19 Y he aquí un gran viento que vino del lado del desierto, é hirió las cuatro esquinas de la casa, y cayó sobre los mozos, y murieron; y solamente escapé yo solo para traerte las nuevas.

Qué terrible tragedia, le vino a Job… Si nuestros hijos se desvían de la voluntad de Dios pueden ser arrastrados por vientos desfavorables. NO olvidemos la predicación de Jesús, sobre la casa fundada sobre la roca… Seamos sabios, tengamos temor de Dios. Seamos temerosos de Dios, Oseas 13,15 Aunque él fructifique entre los hermanos, vendrá el solano, viento de Jehová; se levantará desde el desierto, y se secará su manantial, y se agotará su fuente; él saqueará el tesoro de todas sus preciosas alhajas. 1 He visto los vientos golpeando la economía de muchos cristianos, que se dejaron seducir por la codicia, el viento solano del desierto arrasa. De los vientos del norte viene el frío espiritual, ser europeos , ciudadanos de la Europa que lleva a los muertos al Hades, cada vez está más fría espiritualmente, calentémonos en el Señor. El viento del norte ahuyenta la lluvia, dice el libro de proverbios, y es también en lo espiritual, que en Europa soplan vientos del norte que ahuyenta la lluvia espiritual. Hay vientos que vienen de las alturas del desierto y no son vientos que avientan la paja y separan el grano, pero estos del desierto son para quebrantar.

Jeremías 4: 11

En aquel tiempo se dirá a este pueblo y a Jerusalén: Viento seco de las alturas del desierto vino a la hija de mi pueblo, no para aventar, ni para limpiar.

Hay viento que sopla para quebrantar, juzga, castigarr. Cuando te venga la prueba, piensa que es para que seas instrumento de Dios para salvación de otros. Prepararos para estas circunstancias que vienen te lleven a estar más entregados, a ser más pulidos para el servicio. Dios me ha mostrado para España la palabra Shalom, paz, tranquilidad.

Efesios 4:14

14 para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error,

NO se si eres consciente de las pruebas si has sido tentado para ir a aquellos que tienen apariencia de dones, y que solo encubren la avaricia, bajo la apariencia de piedad. Estamos en tiempos difíciles pero hay escondedero…


1He aquí que para justicia reinará un rey, y príncipes presidirán en juicio. 2Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como refugio contra el turbión; como arroyos de aguas en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa

El costado de Cristo es el refugio perfecto, todos los siervos de Dios se han tenido que refugiar en cuevas, y la única perfecta es el costado de Cristo. Debemos ser palomas al viento, para volar llevando la palabra de Dios.

Salmo 104: 1-4

1Bendice, alma mía, a Jehová. Jehová Dios mío, mucho te has engrandecido; Te has vestido de gloria y de magnificencia. 2 El que se cubre de luz como de vestidura, Que extiende los cielos como una cortina, 3 Que establece sus aposentos entre las aguas, El que pone las nubes por su carroza, El que anda sobre las alas del viento; 4 El que hace a los vientos sus mensajeros, Y a las flamas de fuego sus ministros.

Dale un mensaje a todo el que te encuentres, dale u soplo del viento de Dios, dale aliento del Espíritu Santo, seamos palomas del Espíritu Santo, mensajeros de la nueva vida,

Juan 3:5-8

5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es. 7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Tu crees que hay alguna máquina que cambie la dirección del viento? No existe, ni al viento natural ni al espiritual, somos llevados como Él quiere y a donde quiere, somos instrumentos y Él hace su obra. Seamos palomos al viento llevados a donde Él quiera. El que va en el viento del Espíritu no se cansa, pues no es suya la batalla, nosotros no tenemos casi hacer, tan solo sostenernos en su fuerza y Él nos sostiene.

Cantares 4:16

16 ¡Viento del norte, despierta! ¡Viento del sur, ven acá! Soplen en mi jardín; ¡esparzan su fragancia! Que venga mi amado a su jardín y pruebe sus frutos exquisitos.

Dios desata los vientos para que se suelten los frutos y los aromas de sus hijos, para desprender el perfume de su Espíritu y le agrademos, le demos fruto de adoración al Señor y buenos frutos a nuestros hermanos En estas situaciones difíciles que desprendamos esos aromas. Señor sujétame bien para que no me arrastre el mundo, para que agarrado a ti no sea fluctuante sino perseverante en hacer tu voluntad. Guárdanos de toda turbulencia, torbellino, guárdanos del mal, no nos dejes caer en tentación, pegados a ti nuestra roca, y refugio, gracias que nos guardarás y nos harás vencedores en cada prueba. Descansamos en ti.

Top
All for Joomla All for Webmasters
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información ‘aquí’. More details…